SHARE

Un año después de la visita de Barack Obama a Cuba, la primera de un líder de Estados Unidos en casi 90 años, la euforia que desató el deshielo entre los dos países se ha disipado para dar paso a la incertidumbre que impera desde que llegó a la Presidencia Donald Trump, quien aún no ha movido ficha.

La visita de Obama, que aterrizó en La Habana un lluvioso 20 de marzo junto a toda su familia, suegra incluida, marcó el punto culminante del proceso iniciado el 17 de diciembre del 2014, cuando tras medio siglo de enemistad, la isla y su vecina potencia anunciaron al mundo que emprendían el camino de la reconciliación.

 

El mundo entero tenía sus ojos en el país caribeño en el momento en que el Air Force One de Obama tocaba tierra en la hasta entonces “isla prohibida”, un aterrizaje con todas las de la ley que inició para el mandatario una intensa agenda que incluyó reuniones con su homólogo, Raúl Castro, con emprendedores y con disidentes.

Pero aunque solo ha transcurrido un año desde que Obama y Castro se dieron un apretón de manos en Cuba, el panorama ha cambiado radicalmente y un hipotético saludo entre el menor de los Castro y el nuevo inquilino de la Casa Blanca no parece probable a corto plazo.

Y es que

Article source: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article139809443.html
Relojes Suizos | Relojeria Suiza

NO COMMENTS