SHARE

Desde hace muchos años los chilenos han sido ejemplares. Tienen una democracia que funciona en serio, con estabilidad institucional; un buen manejo de la economía, confirmado por la cifras, y una política comercial impecable que le amplió, de manera importante, los mercados. Tienen pocos escándalos de corrupción y, aunque los han tenido e incluso se involucró a la nuera y al hijo de la presidenta Michelle Bachelet (64), no se comparan con lo que pasa en los alrededores.

Los chilenos, además, le quitan vuelo y no hacen ruido frente a los repetidos anuncios de Evo Morales en su intento de avanzar sobre el Pacífico. De lo que sí hacen ruido es de sus éxitos futbolísticos y de la obtención –dos veces y en forma consecutiva– del campeonato sudamericano. Un tal Vidal aparece como el abanderado del “bicampeonato”, misión que asume, ciertamente, con bastante arrogancia.

Ante ese panorama, sorprende un poco la noticia de que los candidatos que pugnarán por la presidencia para las elecciones de noviembre de 2017 sean los expresidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera. Seguro que ninguno irá con el lema “renovación”. El socialista Lagos, que ejerció la presidencia entre el año 2000 y 2006, y era considerado una especie de “cacique y gurú” en el retiro, alguien a quien consultar y cuyas opiniones

Article source: http://www.prensa.com/opinion/Pocas-noticias-Chile_0_4576042463.html
Relojes Suizos | Relojeria Suiza

NO COMMENTS