SHARE

El escenario previo a las elecciones legislativas de Argentina era incierto: El oficialismo y el kirchnerismo disputaron voto a voto para las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias), en agosto de este año.

Esta vez, fue distinto. Cambiemos (coalición de Mauricio Macri) logró algunos puntos más de ventaja, y logró distanciarse de Unidad Ciudadana (UC), la fracción de Cristina Fernández. 

Lo cierto es que ambos pactos políticos se mostraron públicamete conformes, desde distintos puntos de vista. La expresidenta de Argentina celebró el hecho de que, pese al contingente mediático y publicitario, posicionó a UC como la principal figura de oposición, señalando que “emerge como la oposición más firme de este Gobierno”.

 

 

“Hemos sido capaces de sumar votos, hemos sido capaces de crecer a pesar de que nos hemos enfrentado a la más enorme e inédita concentración de poder de la que se tenga memoria de la restauración democrática y debemos estar orgullosos de esta construcción”, dijo en su discurso la senadora electa.

Desde que Argentina recuperó su democracia, hace 33 años, sólo un presidente (Fernando de la Rúa) ha perdido las elecciones legislativas a medio camino de su mandato electoral. Por lo tanto, la primera mayoría del partido de Macri no es un logro exclusivo. Asimismo, no hay que olvidar que el gobierno destina particular importancia a su imagen.

 El 4° Poder contra Cristina

Poco después de asumir, el Gobierno de derecha cuadruplicó el gasto en publicidad, en comparación con lo que se destinaba en el anterior mandato. Asimismo, cuenta con el respaldo de los grandes medios de comunicación, que durante estos dos años de administración han realizado una profunda campaña de apoyo y ocultamiento mediático.

Y así también lo han hecho notar este lunes 23 de octubre los medios de comunicación aprovecharon los resultados para atacar a la exmandataria aludiendo a una “derrota”, sin tocar ni profundizar que, incluso con un escenario desfavorable económica y mediáticamente, Cristina Fernández logró su puesto en el senado y sólo a cuatro puntos de distancia de Esteban Bullrich, la carta de Macri y primera mayoría. 

El periódico Crónica publicó en su portada al presidente argentino bailando, titulando “Arrasó”, añadiendo que el golpe “deja nocaut al kirchnerismo”. Dentro de sus páginas, incluso puede leerse que Cirstina Fernández “rompió el peronismo y llevó al peronismo a la peor derrota”.

 

Crónica – Argentina

 

Por su parte, el canal TodoNoticias aseguró en su sitio web que Cambiemos “derrotó a Cristina” y tuvo un “amplio apoyo”, sin profundizar en los logros de UC y en lo que signfica para el país una oposición con ese respaldo. 

Si bien esa fue la tónica de los medios locales, en el extranjero la intencionalidad para con los asuntos del kirchnerismo en Argentina  cobran mayor interés, y conceptos como “arrasar”, “derrota” o “aplastante” operan en diarios de derecha y de gran alcance nacional, manejados por empresarios de las comunicaciones, como lo son La Tercera, en Chile; y El País de España.

La Tercera – Chile

 

El País – España

 

Los medios oficialistas quieren mostrar estos resultados como definitivos a largo plazo, augurando el fin de la carrera política de Fernández, sin destacar ni mencionar su alto nivel competitivo dentro del escenario político actual y que se avecina. Apenas mencionan como un dato y no un hecho transformador, influyente o al menos presente, que la mujer de 64 años fue electa senadora de la provincia de Buenos Aires. 

Lo cierto es que las elecciones no sólo plantearon un respaldo a Macri en sus próximos dos años de gobierno, sino también esclareció cuál es la apuesta más fuerte y con mayor poder de convocatoria de la oposición: Unidad Ciudadana y Cristina Fernández, logrando a partir de ahora un rol más protagónico que el obtenido en los últimos dos años, y materializándolo en una persona: Cristina Fernández. 

 

 

“Mañana empieza el trabajo de Unidad Ciudadana”, fue la frase con la que la expresidenta y hoy senadora electa con el 37,25 por ciento de los votos, cerró su discurso la noche de este domingo ante cientos de partidarios en el comando electoral de UC, el club Arsenal de Sarandí de Buenos Aires. 

NO COMMENTS