SHARE

En su afán por llevar su mensaje de que había terminado la “larga noche neoliberal” en Ecuador, por buscar nuevos mercados o para presentar su libro, Rafael Correa recorrió miles de kilómetros en sus diez años en el poder.

Un solo avión no fue suficiente. Luego de que en 2008 se compró el Legacy 600, de la brasileña Embraer, en $ 28 millones; en 2013, se adquirió el jet francés Dassault Falcon 7X, con capacidad para atravesar el Atlántico sin escalas, en $ 50 millones. El primero fue registrado con la matrícula FAE051 y el segundo, con la FAE052, aunque según los protocolos formales cuando viaja el primer mandatario el vuelo se registra como FAE001 (y si es el vicepresidente, como FAE002).

Entre el vuelo inaugural del Legacy 600 a Salvador de Bahía (Brasil), para una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en 2008, y el 24 de mayo de 2017, cuando Correa dejó el poder, los aviones presidenciales realizaron más de 300 viajes a unos 84 destinos distintos. Aterrizaron en Caracas, Madrid, Milán, Doha (Catar), Nueva York, Wilmington (Delaware, EE.UU.)…

Los datos corresponden a un cruce de información entre los registros de la Dirección de Aviación Civil (DAC), los decretos ejecutivos sobre los viajes oficiales y los reportes de la Cancillería y del Ministerio de Economía. Con ese respaldo documental

Article source: https://www.eluniverso.com/noticias/2018/08/12/nota/6901130/inconsistencias-vuelos-presidenciales
Relojes Suizos | Relojeria Suiza

NO COMMENTS