SHARE

Por: Ana Lilia Pérez

Las tiendas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) eran emblemáticas por sus precios bajos, carritos llenos, e interminables filas de familias que cada semana o quincena surtían su despensa en estos supermercados que competían cara a cara, etiqueta a etiqueta, con las grandes cadenas departamentales.

Las Superissste son una prestación social de los trabajadores del Estado y su existencia se prevé en la Constitución para garantizar el acceso a productos de calidad con buenos precios.

La primera sucursal abrió en 1953, pero llegaron a funcionar 336 tiendas y farmacias en las 32 entidades federativas. A partir del terremoto de 1985 se abrieron a todos los mexicanos: tras la emergencia se convirtieron en la panacea para aliviar la economía de las familias damnificadas.

El recuerdo es nítido para algunos: ir a estas tiendas los carros de supermercado llenos de mercancías, con familias enteras haciendo sus compras, trasladándose de colonias cercanas y formadas por largos periodos de tiempo para abastecer su alacena.  

Sin embargo, entrar hoy a una de estas sucursales es encontrarse con un panorama desolador: carritos de ruedas oxidadas por la falta de uso. Es como estar en una bodega abandonada, donde los pocos productos que hay son de una sola marca, en un mismo tamaño, presentación y sabor.

Están alineados solamente en

Article source: https://aristeguinoticias.com/1504/mexico/asi-matan-a-las-tiendas-del-superissste-reportaje-especial/
Relojes Suizos | Relojeria Suiza

NO COMMENTS